Dr. Domenico Lombardi, Alcalde de Pietrasanta - Gustavo Vélez scultore a Pietrasanta 2013

"Deslizando la mirada entre una curva y la otra, se puede notar fácilmente que las esculturas de Gustavo Vélez son el reflejo de su experiencia de casi veinte años en los talleres artesanales y fundiciones de Pietrasanta. Después de sus estudios en El Instituto de Bellas Artes de Medellín y en Historia del Arte en Florencia, el artista Colombiano de hecho pasó a aprender las técnicas esculturales en Pietrasanta, arrebatando los mejores secretos a los maestros artesanos locales. Su creatividad y su dedicación después por la escultura, en el transcurso de los años, hicieron el resto. Su gran pasión por las formas esbeltas lo llevó a perfeccionarse en descubrir la suavidad del mármol, que a veces se casa con la piedra al natural, sin descuidar la traducción en obra de sus creaciones en bronce, de la cual cuida en modo particular el rendimiento de la superficie, que ama pulir, de modo casi reflejante. Así como las esculturas en acero, a las cuales dedica largas horas, para poder de hecho alcanzar el resultado de un efecto espejo.

Las esculturas de Vélez fascinan por su fuerza expresiva no sólo dada por la modulación sinuosa de las formas, en un constante movimiento 'cristalizado' hacia lo alto con un germinar orgulloso, sino que impacta por su peculiaridad de reflejar y reflejarse. Reflejan de hecho a quien se detiene para admirarlas – comenzando con el artista que la creó, pero sobretodo el mundo que la rodea, y el cielo infinito, que de este modo vienen capturados y hechos propios. En el mármol en cambio el reflejo se convierte delicado y transparente, que bien se unen con las eventuales venas de la piedra.

Gustavo Vélez, por primera vez, en esta ocasión presenta sus últimas obras en la Plaza del Duomo y en la Iglesia de Sant’Agostino de Pietrasanta, exaltando así la preciosidad de los materiales, en una "danza" de juegos armónicos, que se unen con las imponentes arquitecturas históricas, con los cuales dialogan en un encuentro directo. Arte e historia, creatividad y tradición: estos son los binomios vencedores para una gran muestra, como la de Gustavo Vélez en Pietrasanta."

Por: Maria Teresa Tosi, Director, Fondazione Marino Marini - Pistoia, Italia 2015

“A clear harmony, where two movements meet, this is figurative abstraction”

I was very impressed by Gustavo Vélez’s sentence, and it is from there that I would like to start in my exploration of his artistic universe. Two words come out of there, which I think are the very essence of his creative message: harmony and movement. Actually, when you look at his works, these are the words that best sum up his message.

Whatever the material they are made of, his works softly let themselves into the space, actually they do it harmoniously. In front of such sculptures as the white marble Hipercubicos or the steel Visione e or even the bronze Volo azzurro, you feel as if the person who made them really deeply wanted a peaceful dialogue with the surrounding space, to which his reflective surfaces give a leading role. However, Vélez also tries to interact with the people who visit that space, to whom he sends a clear message of peace.

When you are faced with this artist’s works, the first thing you feel is the lack of any violence; actually, as you look at them, a feeling of peacefulness and inner balance comes from the depths of your soul.

Movement, the other keyword that helps us fully grasp the essence of these works, encloses all the meaning of these soft, almost flowing, folds.

Water is the element that most resembles the endless flowing of the lines and forms, the glance can never stare at any detail, it must raptly rush to the glossy, smooth surfaces to be able to grasp the full scope of the work. You become addicted to the mesmerising charm of the light and shadow effects that create solids and voids on the surface and you get lost in baroque amazement as you look at the alchemy of the solid matter that melts into space and liquefies.

The monumental proportions of some sculptures further enhance such feeling, and the smooth-flowing movement of the forms turns into a yearning for infinity. There is no fear in this longing for the unknown, it is instead a tribute to nature and to the wonders it creates.

The monumental sculptures turn into ancestral megaliths, benevolent forces that help man in this dialogue with the boundless space of the universe.

Vèlez has a penchant for marble, and it is not by chance that he chose to live in a place that has a very long tradition in working with marble and is unbreakably bonded to art history and the best of crafts. For him, such material is an endless challenge. Technically, it is about working to remove the unnecessary and looking into one single block of solid matter for the basic lines the artist needs to show, as exhaustively as possible, this feeling of his which tends to harmony and that he deeply feels he has to express.

In addition, Vélez wants to be able to turn a solid material into a flowing, nearly liquid one, another goal that the young Colombian sculptor perfectly manages to achieve, by giving a surreal softness to the surfaces of his works.

Among the many materials Vèlez uses for his sculptures, there’s no doubt that one of the technically most fascinating is steel. A material that the artist mainly works with in his Medellin studio and with which he mainly makes monumental works. His love for experimenting and for manual skills is very strongly evoked by such works. The methods to make such works are extremely different from the other materials, they are planned in a way that is close to design, where pride of place is given to the structure and statics of the work made by assembling steel slabs next to each other.

In this case, that bent for the pure, perfectly polished forms is the result of working so hard on the surface as to turn it from dull into glossy, and it is at that point that the work achieves those sleek lines that so often recur in the sculptor’s works. However, as he never wants to stop experimenting with ever-new materials, Vélez even ventured into trying a new alloy that gives life to white bronze, a material that, with its sidereal reflections, is redolent of the modern coldness of steel.

There are, in the exhibition of Pietrasanta, some bronze sculptures as well that the artist made with the classical lost-wax casting technique. Nor can we help admiring his sculptures in coloured bronze, a material that is almost perverted in its traditional monumental guise and made to resemble, once again, a piece of industrial design, finished in gaudy colours and deeply re-patinated, due to the problem of making such crisp colours take root on to the bronze surfaces.

The elective affinity between Costantin Brancusi and Gustavo Vèlez is extremely obvious, above all because both of them looked for a combination of forms that could lead to abstraction and to absolute geometrical stylisation. We find therefore that both sculptors lost all interest in the figurative and gave pride of place to a quest for meaningfulness, for the one form that encompasses all that the artist has inside and wants to express. They also share a tendency to make vertical works, as a sort of primeval totems; however, while mystic inspirations from Rumanian folklore and its extremely vast peasant culture that is deeply rooted in ancestral rites may be found in Brancusi, especially in some of his works, Vélez finds his own spiritual mould just in the elements of nature and in the immensity of space. A spirituality that he reflects in his sculptures in such a pure, minimal manner that would not look out of place in the Far East.

Por: Gustavo Tatis Guerra, periodista y poeta - Cartagena, Colombia - diciembre de 2015

El fino canto de la piedra

Una danza íntima asciende hacia el infinito en las esculturas de Gustavo Vélez (Medellín, 1975).Sus formas sinuosas, leves como una música, interpelan el tiempo y el espacio, la arquitectura y la memoria urbana. Hay algo en común en la perplejidad de los espectadores de las ciudades del mundo, en Europa, Asia y América, y es el niño dormido que se despierta de repente, para verse reflejado en el brillo y esplendor de sus esculturas.

Gustavo Vélez tiene la virtud de convertir la pesadez del mármol, el bronce y el acero, en una sutil y provocadora levedad, como si fuera el ala de una mariposa, el labio carnal sugerido por el viento. En sus manos, las piedras y los metales se vuelven sinfonía sensorial. Su relación con el mármol es la misma que tenían los maestros en la antigüedad y en el Renacimiento. Con un martillo y un cincel, como en las noches remotas de Miguel Ángel y Bernini, el artista se detiene ante los elementos y delinea antes de tocar la piedra el universo que fecundará con sus manos. Solo a punta de martillar y cincelar durante días y noches, descubre el artista que el mármol y el acero no son pesados, que la pesadez y la levedad están dentro y fuera del creador, y la manera de resolver la creación, es hija del rigor perfeccionista y del enigma inexplicable e irracional con que cada obra parece susurrar el cierre de un círculo y el reclamo intuitivo de que el artista no la intervenga más. Son los tiempos que fluyen en el artista entre dos silencios: desde el instante que precede al nacimiento de sus esculturas, al otro límite apoteósico de la culminación. En ese peregrinaje vislumbra al cabo de una insaciable e implacable búsqueda, el milagro de una línea armónica, de la que surgirá una curva, una espiral, un vuelo. Así mismo como en la experiencia pictórica: ver brotar del lienzo en blanco, de la ciega luz desbordada como la del primer amanecer del universo, el germen de una criatura, de un gesto, de un temblor o una emoción pintada o esculpida.

El niño que soldaba milagros
En la cerrajería de su padre, el niño empezó a soldar sus primeras invenciones, como quien arma un rompecabezas, juntando milagros, desarmando intuiciones, a ciegas, con las manos ansiosas de descubrir formas, como quien pule con paciencia, la geometría del silencio. La soledad llegaría como un viento inexorable, a la sensibilidad estremecida del joven artista.

“Mi padre murió muy temprano, a sus 56 años. Tras su muerte, mi madre se sumió en una enfermedad de más de diez años, y falleció a los 69 años”.

Él tenía una sensibilidad para las artes manuales. En su cerrajería, utilizaba su pulidora. Desde muy pequeño empecé a soldar. Los dos fueron muy motivadores de mi vocación. A los 19 años decidí irme del país y pensé en Italia. Seguí estudios en la Academia Lorenzo de Medici en Florencia y culminé en los talleres de Pietrasanta”. A veces, cuando sale en la búsqueda del mármol de Carrara, se tropieza con el Maestro Fernando Botero. Los dos, piedra en mano, mármol a mármol, los dos nacidos en Medellín, se miran en la distancia generacional y en la cercanía de la pasión. Gustavo nacido 45 años después de Botero. Los dos se sonríen con la complicidad que tejen los aparentes y misteriosos azares. Hay límites de prudencia que cada artista asume. “Lo aprecio y admiro. Es un ejemplo de vida, por su gran talento y su tremenda disciplina”. Gustavo Vélez, quien reside en Pietrasanta, desde hace más de veinte años, mantiene una dulce y serena espontaneidad, y una vigilia antes y después de las exposiciones. No duerme pensando en los detalles y asiste a los montajes sugiriendo puntos estratégicos en el paisaje urbano. Hay algo titánico en su espíritu que lo lleva a elegir medio centenar de esculturas, desde Pietrasanta hasta el corazón amurallado de la ciudad, en la más grande exposición que se haya exhibido en la ciudad en toda su historia. Imagino el lento y parsimonioso peregrinaje de toneladas de mármol en barcos hasta Cartagena. Imagino la ansiedad de sus manos al amanecer buscando la línea precisa, el vuelo exacto. En su taller frente a las montañas de Medellín, al igual que en Pietrasanta, trabaja bloques de 60 toneladas. “Cada bloquecito, es un hipercúbico, una geometría dentro de la geometría”, dice. “Me encanta ver las sombras y las entradas de luz en la piedra”. Luego de la apertura de la exposición en Cartagena, dispuso de tres guardianes que velan con devoción por el brillo de las esculturas que los transeúntes acarician con arriesgada fascinación. A Gertrudis, la enorme escultura de Botero en la Plaza Santo Domingo, los enamorados le matizaron el color del pie, de tanto acariciárselo. Es una pátina resuelta en caricias de devotos y fervientes, y supersticiosos del amor y la suerte. Pero Gustavo protege con sutileza su obra que esplende a la intemperie de Cartagena de Indias, y lamenta que el sol y la lluvia y la orfandad hayan sumergido en la penumbra una escultura donada por el Maestro Edgar Negret (Popayán 1920-Bogotá 2012) en Bocagrande. Él desea donar una de las suyas, con el compromiso amoroso de sus autoridades de preservarla y conservarla. El lugar aún no ha sido definido ni decidido. Pero en el punto cardinal elegido, su escultura enriquecerá el mapa artístico y urbano de Cartagena de Indias, junto a las obras de algunos de sus maestros y predecesores como Enrique Grau (1920-2004), Fernando Botero (Medellín, 1932), Eduardo Ramírez Villamizar (Pamplona 1923-Bogotá 2004), entre otros.

¿Por qué eligió a Cartagena de Indias?-le pregunto. “Cuando expuse en Pietrasanta 36 obras, 14 de ellas monumentales, en la plaza de la ciudad, con 18 mil visitas en tres meses, pensé que debía hacer una exposición en mi país, y elegí Cartagena de Indias, porque es un símbolo de ciudad en el mundo, y la ciudad más importante de Colombia”. Esta exposición de 46 esculturas, 18 de ellas monumentales, ha sido trabajada en los últimos dos años, luego de diligenciar los permisos. No hay azar ni siquiera en la elección de las obras, en los puntos escogidos de la ciudad, y mucho menos en la tarea descomunal de traerlas desde Pietrasanta. Hay una comunión exacta con la ciudad. Es la primera exposición de esta magnitud en Colombia, bajo la curaduría de María del Pilar Rodríguez.

“Quisimos que las obras no interrumpieran la dinámica urbana, entre el pasado y el presente, sino por el contrario, que establecieran una conexión con el habitante y su entorno. Hemos presenciado la reacción positiva de los transeúntes de todas las edades que se hacen fotos junto a las esculturas. Se acercan pero nadie (salvo los niños) intenta tocarlas sino acariciarlas con la mirada y con los reflejos que producen. Las esculturas de acero son un espejo del entorno. Elegí el acero por su brillo al máximo e incorporé en su terminación, una lámina en la que se refleja el espectador, el paisaje y los transeúntes. Si usted la ve de día, tiene otra dimensión, pero a medida que avanza la tarde y la noche, la escultura recoge como un espejo los reflejos”. La obra “Hipercúbicos", en la Plaza de la Paz frente a la emblemática Torre del Reloj de Cartagena de Indias, está en el mismo punto donde en 1911 una legión de mujeres erigió una fuente en honor del primer centenario de la Independencia de la ciudad, precisa la curadora María del Pilar Rodríguez. En la Plaza de la Trinidad, la obra “Libertad”, de cuatro metros, evoca a los Lanceros de Getsemaní, que participaron en la Independencia de Cartagena, liderados por Pedro Romero. En la Plaza San Pedro, en donde hace más de tres centurias, remataban africanos en el bazar pervertido de la esclavitud, Claver los esperaba llegar, compraba algunos para evangelizarlos, curarlos e integrarlos a la sociedad. La obra de Gustavo Vélez se denomina “Zenit”, en homenaje al secreto guardián de los derechos humanos de aquella época.

La sed del peregrino
Mucho antes que la piedra fuera elegida por el artista, él mismo establece un diálogo anticipado con los elementos, dibujando la desmesura de su sueño.

“El proceso es complejo, pero al final uno siempre tiene un deseo de seguirlas acariciando. Hago muchos bocetos, pero busco la armonía de las líneas para que lo duro y pesado de los materiales, tenga un punto de delicadeza y transparencia. Creo que el reto es la delicadeza, que la escultura se vuelva ligera y logre flotar en el espacio como una provocación de lo infinito. Hace veinte años mi búsqueda era lograr una identidad estética. Comencé con una pieza pequeña de 48 centímetros abstracta, en la que quería disolver un cubo y volverlo movimiento, girar sobre un eje. Geometría dentro de la geometría. La necesidad de hacer obras monumentales nació sola. Todo el tiempo estoy pensando en esculturas. Dedico demasiadas horas a cada obra. Creo que todo el tiempo. Con el mármol paso trabajando hasta la noche. Cuando estoy en exposiciones, es todo el tiempo. Hay obras que pueden hacerse en tres meses. Una escultura como “Libertad”, que está en la Plaza de la Trinidad, da la sensación que va al infinito. A veces no me canso de pulir las formas”.

La exposición de Cartagena de Indias se hizo posible gracias al esfuerzo descomunal e integrado de la Galería LGM Arte Internacional que dirigen Luis Guillermo Moreno y Elvira Moreno, la Cámara de Comercio de Cartagena, el comité de patrimonio del Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena (IPCC), el Grupo Conservar que preside Salim Osta, la curadora María del Pilar Rodríguez, pero sobre todo, al inmenso corazón y sensibilidad del artista que logró amurallar la ciudad con arte, y sitiarla al desafío de los sentidos.

La música de la piedra
En la última década, la obra de Gustavo Vélez conquistó el continente asiático en exhibiciones, ferias y colecciones privadas. En China, Japón, Corea y Singapur, su obra es celebrada como una de las mejores del arte contemporáneo, por la sutileza, levedad y musicalidad de sus formas.

Sus esculturas sorprendieron a los espectadores asiáticos en las galerías de Tokio, Utsunomiya, Iwaki y Yokohama, quienes durante dos años celebraron el prodigio del artista colombiano en la muestra Incontro a Pietrasanta, en un intercambio cultural entre Colombia y Japón. En agosto de 2015 expuso en la Galería Seiho de Tokio. En China, su obra ha estado presente en museos, galerías y ferias, como el Museo de la Ciudad de Beijing, Art Shanghai (China). En Corea, además de las muestras y ferias, instaló una escultura monumental Flying, mármol blanco coreano, en el Parque de Esculturas Art Vallery de Seúl.

En Europa, Gustavo ha participado en ferias de arte como la Pinta de Londres, la Swab de Barcelona, Art Monaco, Art Madrid y Summa. En 2013 fue elegido para la muestra individual de escultura que se realiza cada año en Pietrasanta (Italia), convitiéndolo en el artista más joven en intervenir la emblemática Piazza del Duomo y la Chiesa di Sant`Agostino. En Julio de 2014 expuso en Parco della Versiliana (Italia) para la muestra “Homo Faber” en la cual Vélez participó junto con obras monumentales de Igor Mitoraj y Fernando Botero. Su última aparición en Italia fue en la muestra individual del Museo Marino Marini de Pistoia.

En el continente Americano, además de sus exposiciones individuales en Panamá y Colombia, ha participado en ferias y muestras colectivas en Estados Unidos, México, Venezuela, Perú y Estados Unidos. Entre 2011 y 2012 más de una veintena de esculturas monumentales de mármol, acero y bronce se exhibieron en el Museo Arqueológico y Contemporáneo de Guayaquil, Museo de Arte Moderno de Cuenca, Museo de Arte Moderno de Quito y Museo de Arte del Tolima. Su última muestra en Estados Unidos fue en la colectiva “How a Sculpture is born”, en el Museo de Bellas Artes de Montgomery, Alabama. Esta muestra exhibió el boceto de su obra “Hipercúbicos”, que hace parte de la colección permanente del Museo Dei Bozzetti de Pietrasanta, Italia.

Hay obras suyas en colecciones de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, el Metro de Medellín, Gobernación del Tolima, en Hiki Hospital en Utsunomiya y Akasaka Palace bldd de Tokio, Art valley de Seúl (Corea), Trump Towers de Panamá, Casa de Campo en República Dominicana, entre otras.

Por segundo año consecutivo, las casas de subastas Sotheby´s y Phillips han incluido las esculturas de Vélez para las subastas de arte latinoamericano en Nueva York. La obra Visiones fue elegida por la casa de subastas Phillips en 2015 y rompió record de subasta. Ha sido condecorado por el gobierno colombiano, con la Orden al Gran Caballero y la Orden de la Democracia Simón Bolívar.

De la contemplación oriental que solo acaricia con la mirada las superficies lisas y profundas y siente que la abstracción es otra forma de la realidad, y la percepción occidental que se desborda en la contemplación visual y la intuición táctil, hay lecturas humanas que revitalizan la curiosidad humana. En obras como “Hipercúbicos” (2013), formada en una dimensión de 260 x 140 x 160 cms, hay una construcción de inquietante sensualidad, en donde el vacío se eriza como una sinfonía de sugerencias.

En “Giro” (2013), 386 x 190 x 90 cms, la sinuosa levedad que se erige al cielo logra generar multiplicidad de transparencias al espectador y transformar la luz en un receptor mutante de reflejos del cielo y la tierra, y de los espectadores, bajo el resplandor del sol y la luna. En “Zenit” (2013), 660 x 70x70 cms, la línea convertida en curva ascendente, se eleva hacia el cielo, como una promesa de infinito. En “Visiones” (2011), 238.5x40 x40 cms, la abstracción iluminada por el brillo y la sinuosidad de la obra, crean múltiples sensaciones e interpretaciones, desde la danza y la serena contemplación de una criatura en vuelo. En “Espectro” (2011), 244.5 x 79 x 60 cms, las texturas de la obra generan paisajes emocionales desde un leve movimiento de hierbas, o un inmenso horizonte hacia el infinito.

Las esculturas de Gustavo Vélez tienen diversas lecturas sensoriales que nos conectan con los cuatro elementos: la tierra, el aire, el agua y el fuego. Los espectadores son eclécticos y pendulan en las perplejidades culturales de Occidente y Oriente, abrazan universos ricos y plurales, desde el interior a lo exterior, permeando la razón de nuevas intuiciones y adivinanzas del universo.

Los niños en Cartagena de Indias, por ejemplo, dentro del mapa cultural del Caribe, no solo se acercan a la obra sino que se sienten parte de ella, al fotografiar los reflejos de la ciudad y sus propios resplandores en la escultura. La relación es casi totémica. El objeto amado se convierte en una prolongación del paisaje y de la emoción de los espectadores. La obra se completa al ser contemplada.

Epílogo
La piedra dormida que pudo ser un corazón dormido en el tiempo se ha convertido en una música en las manos de Gustavo Vélez. Una sinfonía de cuerpos terrestres y celestes, de criaturas serenas y danzantes, sugerentes e inquietantes, una epopeya forjada entre dos silencios sublimes.

Por: Juan Sebastián Betancur - Embajador de Colombia en Italia 2015

Una obra de arte produce admiración cuando al entrar en contacto con ella algo se mueve en nuestro interior. Desaparece el artista y permanece la obra.

Actualmente soy el Embajador de Colombia en Italia y una de las actividades que genera más satisfacción es la de asistir a la presentación de obras de artistas Colombianos.

En esta oportunidad he tenido el enorme placer de acompañar al Maestro Colombiano Gustavo Vélez en la inauguración de su nueva muestra en Italia, en la hermosa ciudad de Pistoia, en la sede del Museo Marino Marini, en donde el artista expone un grupo maravilloso de obras, unas de mármol, otras de acero y algunas de bronce.

Tuve la oportunidad de verlas, de contemplarlas antes de su exposición al público y de comentar con el artista sobre las mismas.

La primera y más fuerte impresión que me produjo fue la de SERENIDAD, sensación tan escasa en estos tiempos de nerviosismo, crispación y mal carácter. Percibí esa impresión porque este joven Maestro, viviendo en estos momentos de desolación y tragedias, ha sido capaz de observar con su imaginación que en la naturaleza hay espacio para que el artista pueda plasmar esa tranquila armonía, que todos quieren y no siempre se siente.

Esa sensación se percibe en: "Visiones", "Equilibrio", "Volo Azzurro", "Luna", "Eclipse", "Sonata", "Ilusión", "Viento", "Fuga" y "Libertad". Estos títulos te anuncian que después de las tormentas se despeja el cielo y aparece la luz.

Un comentario final sobrecogedor, hablando con el artista le pregunté cómo se trabaja hoy el mármol, ese, el de Carrara, que trabajaron Miguel Ángel y Bernini en el Renacimiento Italiano, aquellos grandes maestros que trabajaban con sus manos, con martillo y con cincel. Me contesta:

"Yo también uso las manos el martillo y el cincel." Este detalle le da un aroma de permanencia que permite intuir un futuro sereno.

Por: María del Pilar Rodríguez - Curadora de arte plástico y fotografía

“Gustavo Vélez y su poética del espacio”
El concepto y la experiencia de espacio es un tema tan analizado, estudiado y debatido en la historia de la humanidad como transformado en la contemporaneidad por la aparición y popularización tanto de la idea de la virtualidad como de las nuevas dimensiones planteadas por la física cuántica. Siendo a su vez uno de los aspectos menos conocidos de manera consciente por parte del individuo actual. Idea y sensación que la obra de Gustavo Vélez nos invita a vivir con su más reciente propuesta escultórica.

En medio de una especie de anarquía espacial y frente a un ser humano que privilegia su lugar en el mundo por encima del de sus congéneres – a propósito de la teoría de la híper modernidad de Lipovetzky-. La escultura adquiere una misión comunicacional, semántica y sensitiva de significativas proporciones. Llamada entre otras misiones a reestablecer los lazos del ser con el espacio “real”, partiendo de un ejercicio inicial fundamental: la toma de consciencia del propio espacio corporal.

Consciencia corpórea de la que nace sin duda la inquietud artística del escultor colombiano Gustavo Vélez, quién desde muy temprana edad en su natal Antioquia, está buscando formas de transformar su contexto a través de una interacción material que haga dialogar la razón y el sentimiento. Estrecha relación que los años han afianzado con una asertividad, que aunque claramente calculada en lo técnico, invita a un vuelo imaginario que no cabe describir si no en el ámbito de lo sensitivo.

Decía Rainer María Rilke respecto a Rodin: “Cuando Rodin compendiaba la superficie de sus obras en puntos culminantes, cuando elevaba un saliente o daba más profundidad a una cavidad, procedía de igual manera que la atmósfera con las cosas que le fueron entregadas hace siglos”. Ese es el mérito de la gran escultura, hacernos creer que el resultado que hay ante nuestros ojos surgió como fruto de la sabiduría exclusiva de Cronos. Una obra que se nos ofrece no como un obstáculo en nuestro camino, sino por el contrario, proyectando nuestra lectura del mundo hacia una infinidad de posibilidades emocionales y conceptuales superiores.

En una sociedad en la cual la velocidad se nos impone como directriz máxima, donde la contemplación profunda y sosegada de la obra de arte parece a veces rayar en la utopía, la escultura de Gustavo Vélez se presenta como una ruptura… Su propuesta cautiva al espectador gracias a su naturaleza estética, iniciando un diálogo que además de lograr una toma de consciencia del propio cuerpo –como referente inequívoco para abordar la obra- a su vez se convierte en un camino a variadas interpretaciones que viran entre el erotismo, la ternura y la libertad. En una semántica tridimensional que en medio del diálogo reconfigura el espacio, sumergiéndonos en un lugar poético que la obra construye a nuestro alrededor por suerte del diálogo entre piezas, o de una pieza única con la arquitectura o el paisaje. Ofreciendo una experiencia sensible de privilegio en medio de la frivolidad que satura los más de los escenarios contemporáneos.

Siguiendo la directriz máxima de Brancusi de: “compendiar todas las formas en una y comunicarles vida”; entre mármoles y aceros Gustavo Vélez nos entrega formas de una solidez incuestionable, pero que sin embargo mantienen latentes la poesía del dibujo que les dio origen, como testimonio entre otras del trabajo manual que hay en ellas; pues Vélez, aunque es aún muy joven, mantiene la devoción artesanal por el oficio, en una dinámica amenazante para su cuerpo a la vez que afortunada para el observador.

La obra de Vélez es sin duda híper moderna porque con claros referentes en la historia de la escultura, es igualmente oportuna a la contemporaneidad. Reflejando los valores de solidez estructural, impacto estético y disfrute individual que son piedra angular de la oferta artística de nuestro tiempo.

Sin ser cinética varias de las piezas nos insinúan un movimiento al mínimo cambio de perspectiva. Característica acentuada por los impecables acabados de los cantos y filos –tanto en piedra como en metal- que hacen que los sentidos paseen sobre ellas en forma de una caricia dancística que se transforma minuto a minuto gracias al performance que en comunión con la luz generan, por suerte del reflejo y/o la sombra.

Una sola pieza se abre a los sentidos como una lectura del mundo que siendo onírica es a la vez universal porque nos conecta con los más básicos referentes personales, desde los barquitos con los que jugamos en la infancia, hasta las más secretas fantasías de la adultez, pasando por nuestros más hondos temores, entre la vida y la muerte.

Todo, logrado con una musical armonía, nacida del compromiso ético del creador que con ésta obra muestra el inicio del camino hacia su madurez artística, desnudando con mayor honestidad sus motivos, que quedan a merced de los sentidos, en una libre dinámica de apropiación que plantea su elocuente poética del espacio.

Fernando Castro R., Filósofo - Gustavo Vélez: la poesía de la escultura

Dependiendo del material que un escultor escoja para su obra, el proceso de producción puede ser sustancialmente diferente. Si este escoge mármol o madera, entonces al tallar estará dando forma a un bloque. Si este escoge yeso o arcilla, estará agregando material para dar forma a algo. También puede estar utilizando yeso como un preámbulo para utilizar bronce o acero, en un intrincado proceso en el que la materia es fundida, vertida, ensamblada, soldada, pulida, y construida. Posiblemente nuestra forma favorita de imaginar la escultura es una que está profundamente enlazada con nuestra memoria histórica: tallar un amuleto de madera o dar forma a un hacha desde una roca. Gustavo Vélez es muy consciente de los caminos hacia la escultura cuando utiliza materiales para dar forma a sus obras. Aunque sus primeras obras profundizaban en la representación, durante los últimos quince años se ha entregado a las formas abstractas. Su búsqueda por encontrar una forma en la materia está muy relacionada con la forma en que un poeta da significado al zumbido que aflora desde la confusión del lenguaje.

Aunque Vélez trabaja con diferentes materiales él encuentra un placer especial al esculpir el mármol. Él dice, “El medio que más aprecio y con el cuál mejor coexisto día a día es el mármol. Es por esto que diecisiete años atrás viajé a Pietrasanta luego de completar mi entrenamiento en Florencia. Me apasiona esculpir mármol, extraer todos sus valores, y conseguir la transparencia y movimiento que yacen en él”. Vélez, a menudo se reta a sí mismo a capturar la forma abstracta de objetos cuya forma intenta desvanecerse o es difícil de desentrañar; tales como Viento (mármol blanco de Carrara, 2009), Aire (mármol blanco de Carrara, 2013), y Bruma (mármol de Carrara, 2013). Es el tipo de reto que Leonardo da Vinci tomó cuando reflexionó sobre el agua, el cual llamó “vetturale di natura” (el vehículo de la naturaleza). Con sus poderes característicos de observación Leonardo dibujó las líneas de flujo del agua. El instinto de Vélez es enfocarse en el flujo sin el componente representacional.

La escultura en mármol Bruma (2013) apunta a la curvatura y claridad de la niebla. Bruma tiene un movimiento auto-impulsador sugerido por un tipo de banda Mobius infinita que parece estar oculta dentro de ella. El mármol irradia luminiscencia y establece una verticalidad que apunta hacia arriba así como el vapor que surge cuando el sol calienta el día.

De hecho, muchas de las esculturas de Vélez son un tributo a Brancusi (1876-1957), el artista Rumano de cuya obra extrae lecciones de estética. Vélez escribe, “Descubrí en Brancusi una lectura de la escultura como ritmo y líneas armoniosas que impactan en el espacio”. Se puede ver en el Ave en el Espacio sin alas un antecedente al Vuelo (mármol blanco de Carrara, 2007) de Vélez y Mia vita (mármol blanco de Carrara, 2008). A pesar de las similitudes, son las diferencias las que definen la obra de Vélez. Infinita (mármol blanco de Carrara, 2007) de Vélez no necesita la colosal altura de La Columna Infinita (1938) de Brancusi para poder sugerir un axis mundi, una línea para conectar la tierra y el cielo, materia finita y la infinidad del espacio. Infinita logra esto al tejer un diseño en el mármol que actúa como una función recursiva (n+1), y una sugerencia biomorfica floreciente.

Sugestión, repetición, y metáfora son algunas de las herramientas que un poeta utiliza para dar forma a lo indescriptible en el lenguaje común. Vélez, da forma a objetos para las que “forma” es un error de categoría, tal como Insomnio (mármol negro, 2004). Es una pieza cónica en la que formas biomorficas de hojas son truncadas repentinamente quedando ásperas y discontinuas. La aspereza no-trabajada disipa la ilusión de que no hay materia detrás de la obra artística pulida. En otras palabras, la obra insinúa la interrupción del orden natural del despertar y el dormir; y por ende, la necesidad de soñar y dormir, para dar forma a la realidad de nuestra vida despierta. El mármol negro (que Vélez rara vez utiliza) hace énfasis en el oscuro progreso de la noche.

Las esculturas pulidas en bronce y acero de Vélez agregan un elemento que el mármol rara vez exhibe: reflexión. Algo más sucede cuando una obra tridimensional como Creciente (Bronce, 2003) se puede instalar en un espacio y, a su vez reflejarlo. Las imágenes de los objetos y observadores que la rodean se convierten en sus propiedades; y sus movimientos la activan. La obra se convierte continua junto con el espacio que ocupa. Si somos el tipo de observador que pregunta qué es lo que la obra representa, posiblemente podríamos decir que Creciente continúa la serie sobre llamas nombradas en otras obras de bronce como Fiamma (Bronce, 2010). Pero si nos contentamos con examinarla como una forma abstracta, podemos observar que, no obstante la dureza del metal, la obra parece tener la fluidez de los líquidos y que nosotros (los observadores) contribuimos con su movimiento. La experiencia de Creciente es como observar un mar congelado de mercurio, o los efectos de la erosión sobre la roca provocados por el viento durante billones de años, o el crecimiento de una tormenta solar; cualquiera de los mencionados, o ninguno. Las obras de Vélez tienen la precisión de la poesía al igual que su amplitud.

Es apropiado terminar estas reflexiones acerca del trabajo de Gustavo Vélez con una de sus obras públicas monumentales Gran Monumental (Acero, 2013) una de las cuales se encuentra en la Casa de Campo en República Dominicana y la otra en el Trump Ocean Club en Panamá. Actualmente es la obra más grande de Vélez y una que requirió una verdadera planeación arquitectónica, estructural y de construcción. Sus superficies pulidas reflejan los alrededores y su pátina mate apenas da indicio de ellos. De los dos montajes para esta obra posiblemente el de Casa de Campo es el más ideal ya que refleja naturaleza en lugar de ciudad. Lo más extraordinario de esta pieza es la forma en que – a pesar de sus dimensiones colosales – parece contra-intuitiva y sin esfuerzo. Sus curvas caprichosas desafían la expectativa de un prisma rectangular; como si una paleta de helado plateado se hubiera derretido y doblado. También es una pieza en que el espacio negativo juega un mayor rol que en otras obras más totémicas. La obra es penetrada por una cueva arqueada, definida por ángulos rectos, y agraciadas por descensos curveados. Gran Monumental no apunta a los temas que el repertorio de Vélez se enfocaba, sino que introduce el nuevo tema de lo hecho por el hombre versus la naturaleza como es expresado en ángulos y curvas, arquitectura y paisaje. De hecho, uno podría imaginar que la estructura de acero se prepara para levantarse ella misma en forma de un signo de interrogación para preguntar: ¿Está siendo la materia domesticada en una forma artificial o la forma artificial se derrite para volver a la forma amorfa de dónde surgió?

Por: Luz Botero (Directora de la Bienal de Arte de Panamá 2013) - En torno a Gustavo Vélez, Arte y ciudad

"La escultura de Vélez es una obra de arte en tres dimensiones que requiere espacio. Necesita que el aire circule a su alrededor para desplegarse más allá de sus límites materiales, rebozar todos sus sentidos y permitir que la percepción del espectador sea más amplia e inmediata.

Cuando el Maestro Vélez elige las dimensiones de la obra anhela que el público pueda penetrar en la esencia misma de la escultura y su significado. La intensión del artista es siempre buscar la armonía entre el lugar y la representación, pensando en el espectador. En cualquier caso, su destino final es el público a cuyo encuentro acude entrelazando el arte y la vida."

Por: Antonella Serafini, curadora de arte Italiana - En las formas de Gustavo Vélez

"…De frente a una escultura de Gustavo Vélez debemos continuamente desplazarnos de un significado a otro, girar en torno y volvernos conscientes de la posibilidad múltiple de interpretación o también abandonarnos a la línea y seguirla en su recorrido tridimensional, seguir su sugerencia estética y dejarse…Me viene en mente usar una palabra que suena igual en español e italiano: incantare".

Por: Valentina Foguer, Directora Cultural de Pietrasanta, Italia - La fluidez creativa en las venas de las esculturas de Gustavo Vélez

"…Tal vez lo que mejor connota las esculturas de Gustavo Vélez es la constante fluidez de formas y su armonía efusiva. Vélez pasa de la presencia cúbica de un bloque de mármol a la esbeltez de una pieza que es gobernada por el dominio de la técnica de la piedra. En sus trabajos recientes ya se denota la monumentalidad, donde el reto no es sólo con el material sino con el mundo que lo rodea. La habilidad, la capacidad, la resolución, la visión, todas estas gracias son traducidas a las manos de un artista como Vélez, que insiste en el cuidado de la forma y sus detalles. Vélez permite que el infinito todavía sea explorado y transmitido, en un juego de puntos fijos y proyectos móviles, entre la tierra y el cielo."

Por: Pablo Lores Kanto, International Press (Japón)

"…Gustavo Vélez ha encontrado en la libertad el tema de su quehacer artístico y utiliza sus obras para atrapar y mantener cautiva a tan esquiva dama. Su obra trasciende por el dinamismo de las líneas y la sinuosidad de sus formas. Más de un crítico ha señalado esta vocación por lo infinito…y es que el infinito es el alma de la libertad. Y la obra de Gustavo Vélez no es la manifestación plana de la libertad, es un estado de ella".

Por: Kato Kaoru, Investigador del arte latinoamericano / Profesor de la Universidad Kanagawa. Japón - La gravedad en Vélez

Nuestro cuerpo está limitado por la gravedad, pero tenemos deseos de volar en lo alto liberándonos de esta fuerza. Las obras de Vélez indiscutiblemente están cumpliendo con ese deseo. Gustavo logra crear las formas de plantas arraigadas firmemente en la tierra, con hojas y tallos que crecen enredándose en el cielo. Con sus curvas delgadas, ligeras y elegantes, sus esculturas están a punto de volar.

En sus obras se denota la importancia de la tridimencionalidad, que es el fundamento en la escultura. Las formas sin interrupción pueden ser observadas desde cualquier ángulo y los movimientos de las líneas continuas cambian de sombra a sol dependiendo de las luces.

Gustavo Vélez

"Mi obra tiene movimiento, busca una armonía contundente entre cada una de las líneas que la forman, dándole significado, valor y lógica a los sueños. Las esculuras creadas por mi se mezclan con el aire sutil y bailan de principio a fin mientras disfrutan de los cambios en cada uno de sus movimientos."

"Desde lo profundo del artista emergen vuelos, transparencias y movimientos hacia el infinito."

"Las obras tienen movimiento, buscan una armonía contundente entre cada una de las líneas que la forman. Las obras tienen una profundidad que se mezcla con el aire sutil. Las obras se abstraen mientras sufren cambios en cada uno de sus movimientos."

"Realidad caótica o armonía abstraccional...hablo de un mutuo acuerdo entre el figurativismo y el abstraccionismo. Una armonía clara, fruto del encuentro entre dos movimientos, esto es la abstracción figurativa.

"El proceso escultórico de Gustavo Vélez es el resultado del vuelo de un artista figurativo, abstraído de la realidad de nuestro mundo."

Luisa Fernanda Restrepo - Periódico El Mundo

13 de mayo de 1998
"...El mármol traído desde Italia es transformado por este artista en obras que se juegan entre lo figurativo y lo conceptual, entre formas fácilmente identificables y otras más abstractas, llenas de movimiento, luz, sombras y búsqueda del infinito".

Luisa Fernanda Restrepo - Periódico El Mundo

Por Darío Ortíz Robledo - Presidente del Museo de Arte del Tolima

"…Su calidez humana no ha buscado desde entonces otra cosa que romper con la frialdad del mármol, perforándolo, horadándolo, involucrando dos materiales opuestos, armonizándolos. Tallando ritmos en las líneas y los planos que se encuentran. Descubriendo la transparencia del mármol y la naturaleza sensible y viva dentro de una piedra muerta, lo suave y etéreo dentro de una roca dura. Es una lucha constante de opuestos que se atraen, un encuentro entre dos técnicas y dos épocas, entre lo clásico y lo contemporáneo, lo abstracto y lo figurativo. Veo en sus obras de hoy al muchacho de mirada vivaz que conocí algún día y a lo que hablamos entonces de Brancucci a Giambologna y lo oigo ahora anhelando que la pieza se eleve, se suelte como aves hacia el infinito dejando, sin embargo, partes de la piedra sin tocar, vírgenes y rudas, como un legado místico que nos perpetúa su origen. La escultura de Gustavo Vélez es el símil de la flama prisionera en la fría piedra recordándonos que por más alto que pongamos el alma no somos más que un cuerpo que un día se hará polvo. Que como sobrantes en el guijarro de un escultor solamente somos partículas, limadura, ceniza, polvo de mármol cualquiera en la veta perdida de algún Bernini".

Darío Ortiz Robledo

Por María Vidalia Bentacurt Salinas - Directora Casa de la Cultura de Sabaneta

"…La obra escultórica de Gustavo Vélez enfatiza las cualidades y posibilidades de los materiales, produciendo sensaciones y percepciones contrastantes. Combina la elegancia visual y el uso sensitivo de la materia, logrando a lavez superficies etéreas y masas terrenales sólidas".

Maria Vidalia Betancurt Salinas - Directora Casa de la Cultura de Sabaneta

Por Luis Fernando Rodríguez Velásquez - Rector General. Universidad Pontificia Bolivariana

RÍTMICAS es el nombre de la Exposición del escultor Gustavo Vélez en la Universidad Pontificia Bolivariana. Oportunidad singular para dar a conocer a la comunidad universitaria y en particular, a los jóvenes, la expresión que frente a la vida tiene un hombre nacido en la tierra de los hombres libres, Fredonia, Antioquia.

A través de sus esculturas, ha pretendido proyectar la complejidad de las siluetas de las montañas entre las que ha vivido, su capacidad de auscultar entre las honduras de los diferentes contextos culturales del mundo, imaginando y objetivando sus ideas en el mármol, el bronce y otros materiales, recreados para disfrute de la sociedad, en propuestas que invitan al bien vivir y dan razones para vivir y razones para esperar.

Los ritmos de vida del maestro Gustavo Vélez, están fundados en su compromiso integral, como ser en familia y como ciudadano. Se dan a conocer e interpretar en la vitalidad de sus trazos, en el juego de líneas y claro-oscuros, en obras que dan a quien las observa, la oportunidad de encontrarse en sus propios ritmos y proyecciones vitales, en silenciosa conversación con lo que el artista propone para su libre expresión conceptual.

Desde su taller privado en El Uvital, Fredonia, siempre fiel a las fuentes nutricias de los valores de su lar nativo, soñó con proyectarse al mundo en un diálogo intercultural, descubriendo así sus vivencias, a través de diversas experiencias como el “Encuentro de Pietrasanta”, entre otras oportunidades. La huella del artista, por su generosa voluntad, queda para disfrute de las presentes y futuras generaciones de universitarios de la Pontificia Bolivariana, en la escultura que ha denominado RITMO, la cual, desde el Edificio Rectoral, será una permanente oportunidad e invitación que con ritmo, propicie un diálogo espiritual, con el maestro Vélez, para trascender desde la singularidad hasta la construcción solidaria del sentido de la vida en sociedad.

La Universidad Pontificia Bolivariana, se siente orgullosa de acoger en su casa unas obras de arte que por única vez en este año, serán expuestas en Colombia y que pronto degustarán personas de Tokio y otras ciudades de Asia y Europa. Al maestro Gustavo Vélez, nuestra perenne gratitud.

Luis Fernando Rodríguez Velásquez
Rector General
Universidad Pontificia Bolivariana